¡Gracias Facilitadores y Facilitadoras Judiciales!

Formosa, Argentina.

A pocos días del cierre del año judicial el ministro del Superior Tribunal de Justicia Guillermo Horacio Alucín rindió un merecido tributo a todos los facilitadores y facilitadoras de la provincia por la tarea desplegada en este difícil tiempo de pandemia, y destacó el invalorable aporte que hicieron a la comunidad al convertirse en los verdaderos artífices que permitieron el acceso a Justicia de los sectores más vulnerables de nuestra sociedad.

“El Programa de Facilitadores Judiciales es la puerta que abrió el Poder Judicial para que la comunidad tenga a quien recurrir buscando una posible solución a sus problemas”, dijo el doctor Alucín quien es además ministro coordinador de la Justicia de Paz e impulsor de esta iniciativa aprobada por el STJ en el año 2017.

El magistrado fue el principal orador en un acto de homenaje y reconocimiento a los facilitadores y facilitadoras judiciales de esa jurisdicción y de toda la provincia realizado el pasado jueves en la EPES Nº 81 de El Colorado, donde en un encendido y emotivo discurso se refirió a la importancia superlativa que tiene la labor “abnegada y comprometida” que lleva adelante este grupo de voluntarios en su rol de nexo o puente de comunicación entre los vecinos y el Poder Judicial, y citó a modo de ejemplo algunos casos donde gracias al intervención de los facilitadores pudieron solucionar y resolver situación complejas y de extrema gravedad.

En varios pasajes de su exposición el doctor Alucín agradeció de manera enfática a los integrantes de este Programa por la labor realizada en los últimos meses, e hizo extensivo su reconocimiento a los jueces de Paz y de Primera Instancia, a los intendentes de cada pueblo y a las autoridades policiales y fuerzas de seguridad.

“La Madre Teresa dijo que el día más lindo e importante es hoy y que el obstáculo más importante que tenemos los seres humanos es el miedo. Y esta gente enfrenta al miedo todos los días, miedo al fracaso, a no poder orientar o no saber que van a decir y por eso reciben una capacitación”, subrayó el magistrado dirigiéndose a los facilitadores y facilitadoras, de quienes elogió la capacidad que han demostrado con creces de poder ponerse en el lugar de la persona que está sufriendo para buscar una posible solución a sus problemas. “Tiene que dolernos para saber lo que están sufriendo”, remarcó.

El ministro aludió al rol de nexo entre la comunidad y el Poder Judicial que desempeñan todos los días al ser requeridos por un vecino que tiene un conflicto o un problema, razón por la cual los llamó a redoblar sus esfuerzos y a no bajar los brazos. “Mucha gente depende de ustedes, ustedes son la esperanza, la fe y el camino que se abre para poder llegar a una posible solución”, insistió.

Por la crisis sanitaria varios facilitadores y facilitadores renunciaron a su labor, no obstante lo cual el Programa atendió el doble de casos comparados con otros años. “Este es nuestro orgullo, todo lo hicimos con mucho compromiso, a pulmón y dedicándole tiempo”, significó el magistrado, quien invitó a quienes integrarse al Programa que las puertas y el corazón están abiertos. “Servir y ser útil es lo más grande que nos puede pasar”, sostuvo Alucín, quien dirigiéndose a los facilitadores y facilitadoras presentes en el acto señaló: “Ustedes son el más claro ejemplo de acceso a Justicia y participación democrática, porque intervienen los miembros de la comunidad para acercar a la Justicia y que la Justicia se sirva de ellos. Gracias nuevamente y que Dios nos bendiga; no le pedimos que sean excelentes personas sino excelentes servidores porque ninguno somos perfectos, solo queremos que tengan ese don de servir, lo cual nos hace buenas personas, lo demás no tiene importancia sino servimos para algo en la vida”, enfatizó el magistrado, quien cerró su alocución pidiendo un encendido y cerrado aplauso de todo el auditorio para los facilitadores y facilitadores presentes en la ceremonia.

Antes del doctor Alucín expusieron la jueza de Paz de El Colorado Liliana Ferreyra y la facilitadora de Herradura María Ilda Villalba.

La magistrada hizo una breve reseña de la actividad desplegada en esa jurisdicción y valoró todo lo realizado durante la pandemia, mientras que la señora Villalba emocionó a la concurrencia con un discurso que tuvo como ejes principales un testimonio donde le tocó intervenir y ayudar a una vecina que sufrió violencia de género durante muchos años, y la importancia que tiene los facilitadores y facilitadoras en su misión de servir a la comunidad de manera incondicional “con el corazón y mucha sensibilidad” y el único objetivo de ayudar al prójimo en el difícil momento que le toca atravesar.

Al acto asistieron facilitadores y facilitadoras de El Colorado, Misión Laishí, Herradura y Juzgado de Paz N.º 3 de la ciudad de Formosa, que recibieron certificados de reconocimiento y presentes recordatorios de manos de la jueza Ferreyra, el inspector de la Justicia de Paz, Oscar Marcelo Paolisso y el juez Alucín.

También estuvieron presentes los intendentes de El Colorado, Mario Brignole, de Herradura, Hernesto Heizenreder y de Villafañe, Hugo Onisinchuk, la presidenta del Concejo Deliberante local, Clara Doroñuk, concejales y autoridades electas y la directora del establecimiento educativo anfitrión, Nilda Feldman. También el juez Civil, comercial, del Trabajo y de Menores Nº 7 Darío Carlos Vitar y la Defensora de Pobres, Incapaces y Ausentes, Paola Lorena Gómez, funcionarias judiciales, jueces de Paz y secretarios de las distintas localidades y autoridades policiales y de fuerzas armadas de la zona.

Al promediar el acto se proyectó un video con el saludo de la directora del Programa de Sustentabilidad Democrática y Minorías Especiales de la OEA, María Teresa Mellemkamp y otro material fílmico que mostró las actividades realizadas por el Servicio de Facilitadores Judiciales de la provincia durante el año en curso.

Enlace de la noticia

Compartir:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn